esto es una prueba

ads header

ARTÍCULOS RECIENTES

26 DE AGOSTO – 1944 – COMIENZAN LOS BOMBARDEOS TERRORISTAS A LA CIUDAD DE KÖNIGSBERG.



El 26 de agosto de 1944 comienzan los bombardeos terroristas a la ciudad de Königsberg, que se extenderán hasta el 30 del mismo mes. De resultas de ello, el centro histórico de la ciudad quedará arrasado a nivel del suelo.

El castillo de Königsberg, los cimientos de la antigua ciudad alemana, existía desde el siglo XIII. En 1255, los Caballeros de la Orden Teutónica tomaron el fuerte Tuwangste e inmediatamente comenzaron a construir sus propias fortificaciones en el sitio. Unos años más tarde, con la construcción de un castillo de piedra se llamó Königsberg, para honrar al rey bohemio Ottokar II que participó en la Cruzada. En 1286, Königsberg recibió los derechos de ciudad y, a principios del siglo XVII, se convirtió en la capital de Prusia, que más tarde se convirtió en Ostpreussen. El castillo de Königsberg y casi todos los edificios históricos de la Ciudad Vieja fueron bombardeados en estos días de 1944 por los aliados.

Después del estallido de la guerra con la Unión Soviética, la Fuerza Aérea Soviética había bombardeado Königsberg una gran cantidad de veces. Durante un ataque en 1943, la Fuerza Aérea Roja lanzó una bomba de 5 toneladas contra el centro de la ciudad. La bomba era la más grande del arsenal soviético.

El primer ataque a la ciudad por parte de la RAF británica, que había declarado la política de bombardear a civiles alemanes, ocurrió durante la noche entre el 26 y el 27 de agosto, cuando atacaron 174 bombarderos pesados ​​del tipo Avro Lancaster. Debido a la larga distancia, los bombarderos no podían llevar una carga tan grande de armas y el ataque se consideró un fracaso pues no se dañó el centro de la ciudad. El jefe del bombardeo, Arthur "Butcher" Harris, ordenó un nuevo ataque.


La noche del 29 al 30 de agosto, 189 bombarderos Lancaster emprendieron el camino de más de 150 millas de largo hacia Königsberg. Como carga, los aviones tenían unas 480 toneladas de bombas. La carga mezclaba bombas explosivas y una gran cantidad de bombas pequeñas incendiarias. Las bombas cayeron apretadas sobre la ciudad vieja. Los suburbios de Altstadt, Löbenicht y Kneiphof fueron completamente destruidos. Del antiguo castillo medieval, la catedral y la antigua universidad, solo quedaban escombros. La ciudad se quemó durante varios días después del ataque y miles de personas fueron víctimas de los intensos incendios. Exactamente cuántas personas murieron en el ataque no se sabe.


En su diario de guerra, la RAF expresó:

El Comando de Bombardeo estima que el 41% de las casas y el 20% de toda la industria en el Königsberg fue destruido. Nuestras fuerzas perdieron un 89 % de sus efectivos.

Castillo de Königsberg y el lugar tal como se ve hoy.

Sin embargo, los horrores para los residentes de la ciudad no habían terminado cuando se acabaron los bombardeos homicidas británicos. En el ataque soviético de Ostpreussen, el resto de la ciudad fue nivelado. Más del 90% de todos los edificios fueron destruidos. De los más de 100.000 habitantes de la ciudad al final de la guerra, solo unos 15.000 sobrevivían unos años más tarde, cuando los últimos alemanes fueron expulsados. En los años sesenta, el Politburó decidió demoler los últimos restos del antiguo centro. Las ruinas fueron voladas y los restos fueron removidos con excavadoras. Königsberg, o Kalinigrad, como se la llamó después de 1946, sigue ocupada por Rusia.


No hay comentarios